Total de visualizações de página

segunda-feira, 30 de agosto de 2010

Londres alberga la primera exposición de arte enteramente comestible


Londres alberga la primera exposición de arte enteramente comestible
Las materias primas son azúcar, galletas y chocolate. La muestra "Cake Britain" alude a la fiesta del té de Alicia en el País de la Maravillas.
MATERIALES. Azúcar, galletas y chocolate sustituyen a los óleos y lienzos bajo el concepto "Mad Artists Tea Party" ("La fiesta del té de los artistas locos") que ha dado lugar a "Cake Britain", la muestra.
Los artistas británicos más golosos han aunado fuerzas con los reposteros más creativos para organizar una exposición de arte comestible que podrá visitarse desde hoy viernes hasta el próximo domingo en la capital británica.

Azúcar, galletas y chocolate han sustituido a los tradicionales óleos, lienzos y escayolas como materias primas para la creación artística bajo el concepto Mad Artists Tea Party (La fiesta del té de los artistas locos) que ha dado lugar a Cake Britain, la primera exposición de arte completamente comestible.

En un guiño a la fiesta del té más célebre de la historia de la literatura, una pequeña escultura con Alicia en el País de la Maravillas como protagonista preside la exposición en la galería The Future Gallery de Londres. En la pared, la cabeza de un reno de galleta con virutas de chocolate da una vuelta de tuerca a la decoración más tradicional.

En este festival de lo dulce no podía faltar la producción repostera por excelencia: una tarta nupcial con varios pisos y más de metro y medio de altura en la que, para no desentonar en originalidad con el resto de esculturas comestibles, sorprende un reloj de cuco que sobresale de uno de los pisos. Y para que los visitantes no se olviden de que no todo lo apetitoso tiene por qué tener aspecto azucarado, unas pequeñas hamburguesas con patatas fritas hechas con bizcocho y azúcar destacan entre la serie de creaciones inspiradas en la repostería.

David A. Smith, considerado por la prensa británica uno de los "artistas jóvenes más prometedores", Prudence Staite, experta en crear cualquier cosa imaginable a partir de comida, y Jellymonger-Bompar & Parr, que diseñan espectaculares montajes culinarios, a veces a escala arquitectónica, son algunos de los creadores presentes en esta exposición con fines benéficos.

Aunque la entrada es gratuita, los visitantes pueden hacer donaciones que irán destinadas a varias organizaciones benéficas británicas para objetivos como el apoyo a niños con enfermedades terminales o el comercio justo. Como muchas otras exposiciones, las obras de arte de la muestra están a la venta, aunque este es el único caso en el que, tras la compra, las creaciones tienen más posibilidades de acabar en los estómagos que en las casas de los compradores.


Fuente: EFE y La Vanguardia.

Nenhum comentário:

Postar um comentário