Total de visualizações de página

sábado, 10 de outubro de 2009

LOS INDIOS DEL PRESIDENTE



LOS INDIOS DEL PRESIDENTE. Indian attacking buffalo, de George Catlin, pintada entre 1861 y 1869, procedente de la Smithsonian National Gallery of Art, ahora en la Casa Blanca.
Un manifiesto cultural, y también un manifiesto político. Los Obama, la primera familia de Estados Unidos, ya han elegido las obras de arte que decorarán sus estancias privadas y sus oficinas en la Casa Blanca, y en seguida ha quedado claro que la elección es más que eso: es un mensaje sobre los gustos estéticos y sobre la América del primer presidente afroamericano. Nueve meses después de la llegada a la Casa Blanca, Barack Obama y su esposa Michelle han dado a conocer la lista de 47 obras que han elegido en diversos museos de Washington. La primera conclusión: los Obama no son unos clásicos; sus gustos son eclécticos, y multiculturales. "En la Casa Blanca se está produciendo una silenciosa revolución cultural", señaló la agencia Associated Press.

Los principales diarios norteamericanos también se hicieron eco de la noticia.

Jacqueline Kennedy era una enamorada de Cézanne, y Hillary Clinton de Kandinsky y De Kooning, como recordaba ayer la prensa estadounidense. Michelle Obama - en la Casa Blanca quien manda en materia artística es la primera dama-ha ampliado la paleta. Sí, hay un Degas, y hay un cuadro del clásico americano Winslow Homer. Pero lo llamativo es, primero, la abundancia de artistas contemporáneos y abstractos, entre ellos Mark Rothko y Jasper Johns, pero también artistas semidesconocidos. Y, después, el talante multicultural, con piezas de artistas afroamericanos y de nativos americanos.

Uno de los cuadros que más han llamado la atención de los críticos en Estados Unidos lleva el título de Black Like Me # 2,y es obra del artista afroamericano afincado en Brooklyn Glenn Ligon. El cuadro es de 1992 y reproduce una frase del libro Black like me (Negro como yo),publicado en 1961. En el libro, el periodista blanco John Howard Griffin narra cómo se hizo pasar por negro en el Sur, entonces aún segregado. La frase reproducida en el cuadro de Ligon es: "Todos los rastros del Griffin que fui fueron barridos de mi existencia". ¿Una ilustración de los conflictos identitarios del presidente, hijo de una blanca y un negro? ¿De la América posracial de Obama? En todo caso, los visitantes y turistas habituales lo tendrán difícil para ver los cuadros seleccionados, que colgarán en áreas privadas y de trabajo; en la zona histórica del edificio cualquier alteración del mobiliario debe recibir el consentimiento del Comité para la Preservación de la Casa Blanca.

© La Vanguardia y Clarín

Nenhum comentário:

Postar um comentário